Imprenta

Contexto histórico y social

El siglo XVIII es conocido como el «Siglo de las Luces», y es que, en efecto, con este siglo XVIII va a iniciarse la transformación económica, social y tecnológica de nuestro mundo occidental a la luz de la razón propugnada por la Ilustración.

El invento de la máquina de vapor (1705), provocará la Primera Revolución Industrial en Inglaterra y, por extensión, el despegue económico de Europa. Es una época de crecimiento demográfico y mejora en general del nivel de vida, especialmente en las ciudades, aunque el aspecto de estas siga siendo medieval (murallas, puertas de las ciudades que se cierran por la noche, barrios extramuros… ). Se trazarán más y mejores caminos, se perfecciona la navegación y se mejora la marina mercante, se construyen nuevos puertos… La prosperidad económica se debe en gran parte a las colonias, proveedoras de materias primas y metales preciosos a la vez que consumidoras de los productos fabricados en las metrópolis.

La Enciclopedia francesa (1751) supondrá el triunfo de la razón sobre la superstición y el dogma. La Ilustración hará bandera de esta causa a través de la Enciclopedia de Diderot y D’Alambert, cuyo propósito fue reunir y difundir en un texto claro y accesible todo el conocimiento acumulado hasta la fecha. En sus 72.000 artículos será expuesta la ideología laicistapragmáticamaterialista y burguesa de la Ilustración. Entre sus 140 colaboradores, destacarán figuras como VoltaireRousseau.

Aunque durante gran parte del XVIII perdurarán las monarquías absolutas, es la época del Despotismo ilustrado: “todo para el pueblo pero sin el pueblo”. El estado asumirá, frente a la anarquía individualista de la época barroca, la dirección de la cultura. Para ello se apoyará en una minoría intelectual que tiene muy claro su cometido, a pesar de la posible insumisión del pueblo. Los políticos ilustrados se propondrán reformas encaminadas a separar el poder civil del religioso, mejorar la agricultura, impulsar la industria y modernizar la Administración.

La Edad Moderna toma su punto de partida con la Independencia de los Estados Unidos de América (1776). Un nuevo orden mundial ha llegado. Todo va a cambiar.

Finalmente, la Revolución Francesa (1789) nos traerá no solo revolucionarias ideas de igualdad con la Carta de derechos del hombre y del ciudadano, precursora de la de los Derechos Humanos actual, sino también un nuevo modelo social basado en clases sociales y no estamentos. Las antiguas estructuras sociales basadas en el feudalismo y el vasallaje serán sustituidas por el sistema de clases que aún hoy rige.