MODALIZACIÓN

Estado actual
No Inscrito
Precio
Cerrado
Primeros pasos
Este curso está cerrado actualmente

La modalización atiende a la presencia del emisor en el propio texto. Esta presencia se percibe a través de diferentes elementos lingüísticos llamados modalizadores.

Los modalizadores son propios de textos con un marcado carácter subjetivo. Una de las formas discursivas que tienen entre sus características la subjetividad es la argumentación, de ahí que los modalizadores sean frecuentemente definidos como las marcas lingüisticas que manifiestan la presencia del emisor en textos argumentativos.

Todo enunciado contiene dos tipos de información:

  • Una información sobre cualquier esfera de la realidad (dictum).
  • Una información que muestra la posición del hablante, su actitud, ante el contenido de su enunciado y ante el oyente (modas).

De esta forma, los textos se presentan como “marcados” o “no marcados” subjetivamente, según si el emisor expresa sus opiniones, juicios, puntos de vista, etc., sobre la realidad o si, por el contrario, se refiere a esa misma realidad de forma “objetiva”.

Así, existe un conjunto de marcas lingüísticas que permiten al emisor modalizar su enunciado, esto es:

  1. Expresar el grado de certeza con que se afirma lo dicho. Esta modalización, llamada asertiva o epistémica tiene, pues que ver con la verdad o falsedad de lo reflejado en el texto. Ej.: Es evidente que los avances científicos han traído mejores condiciones de vida. No estoy seguro de que los avances científicos hayan traído mejores condiciones de vida.
  2. Manifestar el grado de necesidad obligación del hecho o estado de la realidad a que se refiere su enunciado. Recibe el nombre de deóntica o de obligación. Ej.: Hay que invertir más en educación. Es aconsejable invertir más en educación.
  3. Valorar positiva o negativamente esa misma realidad, lo que le lleva a mostrar el contenido de su enunciado como bueno/malo, útil/perjudicial, etc. Consiste en hacer juicios de valor sobre lo expresado. Recibe el nombre de apreciativa o valorativa Ej.: Lamentablemente, buena parte de la programación de las distintas cadenas es de pésima calidad.

Los distintos procedimientos lingüísticos con que se muestra la actitud,, opinión, sentimiento, etc. del emisor pueden ser de carácter fonológico, léxico o morfosintáctico.

Únete a un grupo